viernes, 17 de mayo de 2013

El éxito del fracaso

He estado una semana buscando explicaciones. No las he encontrado. Es posible que siguiera así durante un mes o dos o tres,... o la vida entera y ... no las encontraría, quizá sólo encontrara engaños, mejor dicho, autoengaños.
Soy o suelo ser un tipo sincero, directo, no me gusta la técnica del avestruz, esa de esconder la cabeza, sobremanera cuando las cosas no salen bien, como pasó el otro día en la CSP-115.
Qué felices me las prometía!!!
Podría decir que no era mi tipo de carrera, cierto, que había mucha humedad, cierto, que me dí un golpetazo que casi me rompo un dedo, cierto y  muchas otras cosas más, cierto, pero ... para qué??
El otro día fallé, bueno no es así, acabé una carrera muy dura y que se me puso muy cuesta arriba desde media carrera.
Desde luego, lo fácil hubiera sido apearme en Culla, a 50 km de meta y dejar de sufrir, pero algo dentro de mí me lo impidió, el respeto.
Respeto a los corredores, que emplearían hasta 30 horas en completar esta aventura, con sus penurias y alegrías, el respeto a su esfuerzo, a su ilusión, a sus ganas, a sus esfuerzos por estar tanto en la salida como en la meta.
El sábado, cambié el objetivo, a medida que avanzaba la carrera, sólo quería ser "acabador".
Era una victoria, más moral que física, no quería caer derrotado, y esto fue lo que hizo que continuara, esto y los detalles, la llegada a Vistabella, a ese avituallamiento donde todos y cada uno eran aplaudidos, como héroes, como guerreros, los ánimos de cada uno de los controles, del primero al último, las cervezas de alguno de ellos, ese jamoncito recién cortado en el último donde paré unos minutos a ver como esos chavales daban cuenta con el cuchillo de aquella maravillosa pata de cerdo.
No corría ni pa abajo!!!
Ver al bueno de Rubén, venir a buscarme en todoterreno, pensando estaba destrozado, que lo estaba no lo dudes!!!, preocupado y decirle tranquilamente que no era necesario, voy a ser "acabador", jejeje.
De lo peor, quizá era ver el rostro preocupado de mi padre que me seguía por todos los controles, es lo que tiene haberles malacostumbrado a que las cosas salgan bien.
Nadie dijo que esto de las ultras fuera fácil, pero... si nadie nos obliga a estar en la salida, si somos tan osados de desafiarnos, de desafiar a nuestras capacidades, a las distancias, a los desniveles, al tiempo, a los inconvenientes, ... entonces seamos capaces de sufrir en los malos momentos!!!!

La vida sigue y nuevas carreras vendrán, una semana sin correr,... para curar las heridas, sobre todo las del alma, las del orgullo y descubrir de nuevo que eso es lo que me gusta, lo que necesito, lo que comparto con mis allegados, mis amigos, mi familia.
Caí y me levanté, eso es toda una declaración de intenciones, un éxito!!!

Como siempre, una vuelta de tuerca más!!!
Os dejo unas frases, de una canción, un clásico de Los Secretos:
"He muerto y he resucitado, con mis cenizas, un árbol he plantado, su fruto ha dado y desde hoy... algo ha cambiado"
http://www.youtube.com/watch?v=syQEA8lKT2c

 

9 comentarios:

  1. Si acabar es lo que te pedía el corazón, bien acabado está. Yo no tengo claro que acabar por acabar sea siempre la mejor opción, pero tambien es cierto que cada ultra es distinto y esa es la belleza de este mundillo. "Volvéras. Y serás más fuerte" ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sergio, sabes bien lo que pienso, creo, sólo es motivo de abandono la lesión, o eso creo yo, como opinión personal. El ultra es como la vida misma, pasan muchas cosas, y la solución fácil es abandonar en las malas, lo bueno es intentar superarse en las adversas. cuando las cosas van bien es fácil dejarte llevar por la corriente, lo jodido es nadar contra ella.

      Eliminar
  2. Pues que quieres que te diga para mi, "andarina" del furgón de cola, que un corredor de los que normalmente vais delante, tenga un mal día y decida a pesar de todo seguir allí y terminar me parece todo un gesto hacia el resto de corredores, a pesar de que lo fácil y lo menos dañino para vosotros sea abandonar. Así que mi mas sincera enhorabuena por esa meta. y seguro que ese cambio que cantan Los Secretos te hará mucho más fuerte. Besos

    ResponderEliminar
  3. Pablo si eso fue lo que te apetecía, bien hecho. Aunque algunas veces no se la mejor opción, llegado el momento es uno el que debe deciddir y como esta es suya, hay que respetarla y aplaudirla. Tranquilo, todos sabemos lo que vales, lo has demostrado en multitud de ocasiones y un día malo lo puede tener cualquiera. Analiza el porqué y a seguir, CAMPEÓN.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi humildad bien hecho Pablo. Mi compañero de aventuras Paco y yo también hicimos lo propio en el CSP115, para poder disfrutar contigo la Quixote Legend al completo, Campeón. Nos vemos en unos días en Alcaraz

      Eliminar
  4. Todas sabemos lo que valéis... abrazos para ti y para Anita. Capacidad de sufrimiento tenéis ambos...

    ResponderEliminar
  5. Bravo espartano, cada uno abandona cuando y donde cree q debe, hace poco me paso a mi pero sin sentirme derrotado sino mas bien triunfante de mi cordura, un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Supongo que para este momento ya tendrás muy claro que ese día generaste dos importantísimos triunfos, uno que nada tiene que ver con llegar primero o de los primeros a meta. Tu ya conocías las mieles del triunfo y desde ahí arriba, es muy difícil que un día decidas y consigas "luchar" por ser "solo" acabador. El otro, contarlo con la sencillez que lo has contado. Así pues, por mi parte, no tengo más remedio que felicitarte. Como tu no abundan. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  7. Tal vez esta vez no sepas lo que te ha pasado, y como bien dices la próxima tal vez tampoco; pero desde luego lo que si sabes es poner el corazón en un texto que chorrea sinceridad por las cuatro esquinas.

    Tal vez nunca ganes ninguna carrera Pablo; pero te aseguro que eso no impedirá que sigas siendo un campeón.

    En cuanto al orgullo, la soberbia, la vanidad, la arrogancia o como quieras llamarlo, no creo que sean elementos que lleves contigo a las carreras; por lo tanto tendrás el dedo herido, pero no el orgullo y si así fuera, tal vez tengas ya una pista de lo que ha pasado.

    Un saludo

    Paco

    ResponderEliminar